3 maneras de disfrutar del Halva (Pasta de sésamo)

Halva es un dulce que se puede encontrar alrededor del Medio Oriente, el Mediterraneo y Asia Central. Muchos tipos de halva se hacen con mantequilla de sésamo o de nuez, pero cada área tiene su propia versión y, con frecuencia, se saboriza con productos de la localidad. Puedes disfrutar del sabor único de la halva sola o puedes maridar con comidas o bebidas que combinan bien. Si la quieres probar, experimenta con la nueva tendencia de hornear con halva.

Brownies de chocolate con halva

  • 350 g de halva picada
  • 200 g de chocolate negro picado en pedazos grandes
  • 150 g de mantequilla
  • 4 huevos
  • 350 g (1,5 tazas) de azúcar
  • 100 g (1 taza) de harina
  • 30 g (¼ de taza) de cacao en polvo
  • 1 pizca de sal

Galletas de halva

  • 250 g (8 oz) de margarina
  • 450 g (15 onzas) de halva con sabor vainilla
  • 100 g (1 taza) de harina
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 1 pizca de sal
  • ½ cucharadita de canela
  • ralladura de un limón

1. Disfruta de la halva sola

Se ha vuelto muy popular que ha hecho surgir varias marcas de halva preempacada, pero es mejor comprarla en halva boutique. Puedes pedirla y te llega a tu domicilio y de la mejor calidad.

La halva viene en diferentes sabores. Los sabores más comunes son vainilla, chocolate y pistacho.

También puedes hacer halva desde tu casa, pero no es fácil. Los ingredientes son simples, pero combinarlos correctamente, cocinarlos a la temperatura adecuada y lograr la textura ideal verdaderamente es un arte que no cualquiera lo hace.

2. Maridar la halva con comidas y bebidas

Si quieres una combinación perfecta de amargo y dulce, marida la halva con café. Si quieres acompañar la halva con una bebida,  puedes maridarla con un café fuerte. La amargura del café contrarresta la dulzura intensa del halva.

El sabor amargo y muy robusto del café turco marida muy bien con el sabor dulce de la halva.

Come helado con té para contrarrestar su dulzura. Si no te gusta el café, pruébalo con el té que más te guste. El earl grey y otro té fuerte y amargo sería una excelente opción.

Por lo general los tés de hierbas dulces no combinan bien con la halva porque tiene bastante azúcar. Es posible que no puedas disfrutar el sabor sutil del té de hierbas después del sabor intenso de la halva.

Agrega halva a los desayunos salados para variar un poco por las mañanas. Si quieres que el desayuno sea más atractivo, come halva por la mañana. Usa la halva para untar, o échales a los platillos del desayuno rebanadas o tiras de halva más dura.

Unta la olla blanda sobre pan tostado. Debido a su intenso sabor dulce, es mejor untarla en alimentos de sabor más suave como las baguettes, las galletas saladas o los panecillos.

Agregale halva al cereal. Es fácil agregar rodajas o tiras pequeñas de halva al cereal que más te guste, o a la granola.

Si quieres comer algo más dulce, mezcla pedazos de halva con comidas dulces como frutas, helados o productos horneados. Puedes realzar las golosinas que más te gusten con pedacitos de halva si eres fan de lo dulce. Ten cuidado si la agregas a dulces internos o densos como los pasteles rellenos ya que es muy pesada. Además, ¡recuerda que rinde mucho!

Si quieres darle un giro a un bocadillo saludable, puedes agregar pedazos de halva a los plátanos y fresas en rodajas

La halva desmoronada es muy rica encima del helado

Échales habla sobre los productos horneados. Su textura la hace ideal para echarla sobre los productos horneados. Su textura la hace ideal para echarla sobre los productos horneados que más te gusten. Pruebala sobre galletas, brownies, pasteles o tartas. Marida especialmente bien con dulces con sabor a chocolate.

3. Hornear con halva

Mejor mucho más los brownies tradicionales con una corteza crujiente de halva.

Cubre con la harina picada el fondo del molde para hornear si quieres hacer una corteza crujiente y rica para los brownies. Para hacer brownies con halva te dejamos la siguiente receta y los pasos:

Engrasa un molde grande y cúbrelo con papel para hornear. Cubre el fondo del molde con la chapa picada.

Derrite el chocolate negro con la mantequilla y ponlo a un lado 

Bate los huevos con el azúcar en un tazón grande hasta que se disuelva. Vierte la mezcla de chocolate derretido y revuelve hasta que esté bien combinado.

Tamiza la harina, el cacao en polvo y la sal sobre la mezcla y combinalos suavemente con movimientos envolventes.

Vierte la mezcla sobre la heladera en el molde para hornear y extiendela para que quede uniforme.

Déjala a un lado por 30 minutos a temperatura ambiente.

Hornea por 25 minutos a 180° C

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s